Wrong

Las pelusas, óyeme bien, duendecillo, pueden sacarte de un mundo y llevarte a otro con una fuerza arrolladora y en cuestión de segundos.
Apréndetelo para cuando vuelvas a las bahías sureñas con tus despertares eónicos y tu nueva ventana al mundo colgada de la oreja.
Unos poetas recitan y otros pasan la aspiradora recogiendo las pelusillas sueltas de los versos.

5 comentarios:

Cendra | 2 de mayo de 2009, 4:54

Supongo que todos vamos, de una forma u otra, por una razón u otra, detrás de esas malditas pelusas, como duendecillos huérfanos...

Troba | 2 de mayo de 2009, 21:26

guijes de soledad?

besos.

emigrante | 4 de mayo de 2009, 0:37

i knew i was wrong from the beginning

fgiucich | 11 de mayo de 2009, 13:41

Muy buena metáfora poética. Abrazos.

Anónimo | 18 de mayo de 2009, 12:30

...hace mucho que está muy lejos, de todos, de todo, de sí mismo... No sé si volverá al camino mas, si lo hiciere, no será él, sino ya otro...

Publicar un comentario