2 com

Dorian y Gray

Dorian y Gray. Gray y Dorian. Su madre, su parto aún latente, su aliento primero y su primer grito desgarrado. La prostitución, el desacuerdo, tu cara en los postes del puerto. La prostitución y el humo gris de la ciudad sobre tu cabeza, dentro de tu cabeza. No puedo dormir desde hace un eón y medio, guantes de piel me cierran el paso, gritos y túes que reviven cada instante en mi lengua. Rachas de vientos feroces, niñas rubias sin encaje ni tul, niñas rubias de lenguas despiertas y miradas caóticas. Puede ser que tú ya lo supieras, que conocieras el fondo del asunto. No te culpo. He estado ciega. Jugaba a las muñecas sin brazos ni piernas. Mientras tanto, vosotros discutíais sobre el apetito voraz del mundo.



















Dorian y Gray
1 com

Mago

Vienes por la noche y me traes teorías
de sutileza caos movimientos armónicos
vienes y aparecen tres grados de sombra
a cuál más adictivo vienes sin ruido
y se desfasa la luna y me grita la sangre
en los oídos y me parto en dos por el pecho
sin vergüenza cuántos hilos de piel
me has arrancado?



























Yulia Cosmos
3 com

Mujer barbuda

Su pecho acobardado se abre paso
a las caricias más ásperas.
La sustancia que la completa
no entiende de disfraces.
Abre su boca y se oye el ruido
de mil noches de tormenta.
Su cara áspera no prende
bajo la llama del mundo,
áspero pesar por los hijos muertos
en la tormenta de las noches.
Ásperas.



3 com

Trapecista

Era posible su vuelo artificial
sobre el mundo plástico del circo.
Brazos cuerda, trayecto infinito
y todas las dagas de las retinas
clavando sus hombros en el aire.
Contó las veces que lo miraba
y cuando llegó a cien
me dio un abrazo con sus piernas.



1 com

Payaso

No conocer el límite entre la sonrisa y la histeria.
Beber la cara oculta del absurdo.
Probar las sobras del amor y dar las gracias.
Ansiar la destrucción de la sorpresa.
Llorar una revolución tras cada cortina.
Anidar las cenizas de una mirada hueca.
Escupir desiertos de goma
para disfrute de los seres más efímeros.
Vivir en el insomnio del músculo.


























Mátame
1 com

Equilibrista

Camina a tientas sobre el alambre
mientras le inventa manos a la muerte.
Estruja los corazones tirados en la acera
con sus pequeñas manos de ave
y sonríe como si no quisiera hacer daño.
Su carita dulce hace pensar
en unas alas de emergencia ocultas
tras la espalda.
Pequeño,
¿qué se escucha desde aquí arriba?
El rechinar de los dientes
y el grito asesino de la campana sin badajo.



1 com

Contorsionista

No hay que resignarse a las rozaduras de la vida.
Ella conocía todas las trampas.
Tomaba su amor
y le borraba los contornos,
para luego rehacerlo huérfano y desfigurado.
Un día se apostó su blancura
y metió su cuerpecito en mi boca.
Se evaporó en dos palabras y un bostezo.


























Andrey Dubinin
4 com

Tillykke

Hoy hace 5 años que comencé este blog. Con 16 solo escribía cursiladas purpurinosas llenas de corazones y unicornios. Ahora digo palabras sucias como "sexo", "puta" o "tatuaje" y ya no siento vértigo ni adrenalina. En el futuro quizás sean demasiado suaves o demasiado duras. Iba a salir a hacerme unas fotos desnuda sobre la nieve, a modo de conmemoración, pero hace demasiado frío como para quitarse los guantes. Sé que no esperábais menos, pero bueno, cualquier día puede ser un buen aniversario. Stay tuned.


























Gidiculus
3 com

Lentamente estás aquí

Intermedio, interludio, telón rápido, un cuadro de mi vida con propósito o sin él, suavizado por los bordes pero áspero, limando la piel hasta dejar ver el hueso; no me advirtieron de esta impureza en los días. Huyo de la luz excesivamente pura, quiero luz sucia que no contraste con mi lengua castigada. Juraría haber oído todo esto antes, como si una vocecilla me susurrara cosas a destiempo. Iremos a las calles cuando sea el momento, brillaremos bajo las fuentes que nadie observa. Quizás alguien nos verá, quizás no. Será lo de menos. Lo importante es que habremos aprendido un secreto más.





















Sweet Tropic
3 com

La señora llovía dulcemente

¿La muerte? Pues no, la verdad. Me inquietan más las cosas que ocurren mientras aún estamos vivos. Aunque escribir sobre la muerte es una buena cosa. Puedes decir todo lo que te apetezca porque, en el fondo, nadie sabe nada sobre ella.



La muerte sin medida, la muerte con tacones, con sombrero de ala rota, con una guitarra sin cuerdas entre los dientes y restos de comida o de seres aún vivos bajo las uñas. La muerte aprendiéndonos con cautela, observándonos despacio y a distancia, la muerte viendo la vida pasar, disfrutando cada segundo en el paladar, digestión profunda. La muerte y sus hermanas, cazando risas, jugando a la mala suerte, la muerte mezclada con la vida sin contornos, sin límites.



























Bernd Lietz
2 com

The Greatest

Tengo un vacío bajo la lengua que me escuece cuando escucho un piano. Debo haberme olvidado las gafas de mirar más rápido. Los pájaros vuelan marcha atrás a través de la densidad del cristal. Si intento argumentar esta sed solo encuentro cíclopes. He contado los días de tantas formas distintas que tengo los párpados tatuados.


























Doomstache
2 com

Final alternativo

una mano blanca entre un amasijo de chatarra vieja la niebla el sopor de una mañana gris terca una mano blanca se alza entre los escombros hay vida empaquetada en el desastre huele a esperanza caducada la mano blanca se agita la niebla de la mañana protesta por las molestias una mano blanca no tan blanca la agarra fuertemente tira de ella se rompe el suelo se resquebraja la tragedia detrás de la mano blanca hay un cuerpo blanco un grito en el cielo una sonrisa rota un latido nuevo


1 com

And then you

mándame un erizo de fuego
justo al hueco derecho de mi costado
quiero hacerme daño con el canto de mi piel abrasada

el encaje de los cuerpos es tentadoramente imperfecto


1 com

Un perro andaluz

Tu cuerpecito de aceite me llena la boca
mi boca sobre bajo tras la tuya
de enredos camaleónicos.
Me rompes la cáscara cada vez que vengo a verte
me salen fantasmas jóvenes de los ojos
y tú los atiendes como si fueran invitados tuyos.
Te han enviado con una bofetada
a sacarme del ayer con la mano abierta
a arrancarme a tiras el silencio mío
y plantarme el silencio de los dos.



2 com

À côté de lui

Entra la mujer pantera en el marco de la imagen. Lleva un perfume nuevo y un cuchillo en la boca. Ha vuelto entera y más salvaje. "No te muevas tanto; sufrirás más". Da una vuelta sobre sí misma, parece que se encoge por una fracción de segundo. Es una ilusión. Está llena y nueva a la vez. Sus colmillos rezuman rencor oxidado. No hay ropas que entiendan su furor, por eso va desnuda y sonríe, enseñando todas las historias que caben en su boca. Entra y sale de la escena, no es momento de entender la quietud. Sus ojos viven más rápido aún que sus garras. Contiene el aliento un instante; escucha el último suspiro. Ya no hay nadie más en la habitación. Solo un cuerpo inerte y su corazón a punto de ser una estrella, agitado.



5 com

Kontrapunt

Tal cuál salimos de su seno, tal cuál nos chocamos contra la música. Jugábamos a las cartas con una venda azul en los ojos; la venda de los primeros días del otoño. El principio siempre ha de ser inmenso. El desierto se deshace bajo la lengua. En una pausa como esta, en un error técnico, cabe un poema. Cabe el sueño de un viejo a la hora de la siesta y cabe un árbol entero, tan viejo como el viejo que duerme. Por una vez en la vida me voy a sobrepasar contigo, como si hubiera probado la droga más barata y nefasta.


1 com

Le Roi Renaud

Puedo matarte lento
o simular un encuentro fortuito.
Como si no recordara todos tus nombres.
Oír tu boca como si fuera nueva.



1 com

Antídoto

Hay voces en la habitación de al lado que se diluyen bajo una plancha transparente. Tres o cuatro vestidos me impiden el paso de manera acrílica. Ahora el silencio se condensa en una nube de flores de plástico, argumentos vanos, ganas de besarte y saber que no hay nada más allá de tu nuca. Donde no puedo llegar. Donde me observan cada hálito de sueño. Si tuviera una máquina del tiempo te repetiría mil veces los momentos que nos dieron vértigo y abusaron de nuestra inocencia. Huele a flores secas bajo el peso del verano muerto. No hay nada más allá de tu nuca, excepto el mareo de saber que no hay nada más.

1 com

El que sobra en el calendario

La pintura de las paredes me está robando el oxígeno crudamente. Había algo que hacer que ya no recuerdo. No pega nada de lo que ocurre en este minuto extraño. Y sigue habiendo un vacío más allá. Más allá no hay nada. Si tú lo supieras no me mirarías como si esperaras criaturas ligeras saliendo de mis manos. Que no se maten los colores es algo secundario. Lo primero es que me veas como soy cuando no estás mirando.



5 com

Otras cuestiones

Demasiado rápido? Demasiado lento? Mejor así? No me preguntes sobre la escala de las cosas que no se miden sino por el nervio vivo al descubierto. Quizás en otro tiempo más gris y turbio hice algunas observaciones al respecto. Pero ahora solo me importa la identidad de tus poros, no quiero más datos, no hará falta ningún censo que lo justifique, solo el hecho de existir bajo esta atmósfera cargada, espesa de saltos mortales. Si me recordaras tal y como me sentías antes de conocernos, entenderías por qué las mañanas te saben agridulces y metálicas, como el sabor de la sangre recién robada. Hueles a sangre de años, surcada por barcos milenarios que aligeran la carga para llegar antes que nadie.



2 com

Pessoa

Ardiente triángulo de sol, mis pies gritan bajo tu mirada.


El viejo se comió a la niña pedazo a pedazo.


Minha alma nao tem alma.
1 com

Arrúgame

a ratos te veo al borde del abismo
recibiendo los vientos de la hora más negra
recuerdo el acabado mate del silencio
una vez se durmió un cuervo sobre tu hombro
gáname la batalla de la saliva
aún así no sabrás por qué lo hacemos habitable
mírame
estoy acampando en el hueco de tus manos


"Suponemos siempre demasiado estrechos los límites de nuestra personalidad. Adscribimos tan sólo a nuestra persona aquello que distinguimos como individual y divergente. Pero cada uno de nosotros es en el ser total del mundo, y del mismo modo que nuestro cuerpo integra toda la trayectoria de la evolución, hasta el pez e incluso más atrás aún, llevamos también en el alma todo lo que desde un principio ha vivido en las almas de los hombres. Todos los dioses y todos los demonios habidos, sea entre los griegos, los chinos o los cafres, todos están con nosotros, están presentes, como posibilidades, deseos o caminos."
Demian, Hermann Hesse
4 com

Apuntes

Sobre la muerte hay dos cosas: la sed y la penumbra.
Dame una de las dos y te presento a Caronte.




3 com

Te mostraré mi rabioso corazón

te nombraré veces y veces.
me acostaré con vos noche y día.
noches y días con vos.
me ensuciaré cogiendo con tu sombra.
te mostraré mi rabioso corazón.
te pisaré loco de furia.
te mataré los pedacitos.
te mataré uno con paco.
otro lo mato con rodolfo.
con haroldo te mato un pedacito más.
te mataré con mi hijo en la mano.
voy a venir con diana y te mataré.
voy a venir con jote y te mataré.
te voy a matar, derrota.
nunca me faltará un rostro amado para
matarte otra vez.
vivo o muerto/un rostro amado.
hasta que mueras
dolida como estás/ya lo sé.
te voy a matar/yo
te voy a matar.

Juan Gelman
2 com

Quiero estar vacía

En el manicomio subterráneo más profundo, los locos me llaman por mi verdadero nombre. Podría moverme a oscuras por los pasillos de este antro y no tropezaría. Alguien me está mordiendo las entrañas, lo hace cada día, un rato por la mañana y otro por la tarde. El único trozo de cordura que queda aquí abajo cabe en este cuaderno de incongruencias. Qué pena de pájaros que no saben a dónde van. Que no saben que vienen aquí abajo.
0 com

Hipotecas familiares


























Panorama ciego común


Si no quedan adoquines
arrancados de cuajo,
si no quedan mejillas en lata
en los tiernos badajos de la espuma,
quedarán collares de estrechos ataúdes
para vestir los domingos en la puerta
de atrás de la iglesia.
Pero no siempre es así,
si hay más hombres de cal
sueñan las olas con ser cables de luz.
Si hay más mujeres de humo
piensan las piedras de la playa
que llegarán algún día para forrarlas de seda.

Todos comprenden los sueños del extrarradio
pero en el fondo lo saben,
que el único terciopelo que produce asco
es el tacto de una polilla muerta.
Así, cuando todos los trenes pasen
habrá que hacer recuento
de la memoria perdida y las grietas en los ojos.
El dolor por las cosas que tiritan
será el eterno invitado de las escaleras;
todo espejo será incesto y toda palabra noche.

Nosotros ignoramos
que el cuero arrugado de los árboles
sabe matemáticas de luz
y física de habitantes
y que un violín hará fuertes
a los ángeles reconvertidos al nudismo,
fortaleza de cereza y barro seco.

No, no sirve arrancar de cuajo las piedras.
No hay más silencio que una gota de saliva
y toda la angustia del mundo cabe en ella.
Qué grandes son
algunos hombres de cabello largo
que predicen los llantos de las constelaciones.
Quiero conocer sus direcciones,
marcar un camino con cristales,
cubrirles la frente con ceniza.

No hay dolor a la vista.
He perdido la necesidad de la tarde.
Eran dos o tres palabras
antes de la luz marchita.
La ventana ha encontrado otros quehaceres
más sutiles, mejor remunerados.
Prematura muerte de mi lengua
junto a las pelusas grises del gato.



Catálogos de Valverde 32