Trapecista

Era posible su vuelo artificial
sobre el mundo plástico del circo.
Brazos cuerda, trayecto infinito
y todas las dagas de las retinas
clavando sus hombros en el aire.
Contó las veces que lo miraba
y cuando llegó a cien
me dio un abrazo con sus piernas.



3 comentarios:

fgiucich | 15 de diciembre de 2010, 12:05

El arte circense por excelencia dibujando una bella metáfora. Abrazos.

Midwife | 17 de diciembre de 2010, 13:28

Tu foto detiene durante todos estos días de duro estudio a aquellos que osan molestarme :)
"Quieto ahí..."
Un besazo

Elenn | 19 de diciembre de 2010, 22:39

amo la imagen
ni qué decir el poema

besitos sureños

Publicar un comentario