Un desenlace

el paisaje absorto de un pez abisal al que no han catalogado aún el silencio absoluto tan espeso tan feroz oir la circulación de la sangre y contar los coágulos cada vez que pasan por el corazón como una cuenta atrás una carrera macabra



1 comentarios:

Sergio | 22 de agosto de 2011, 4:56

*

Publicar un comentario