Sobre los acantilados

estar perdido es el nuevo encanto
leer un mapa pasó de moda
no hay un alma pisando estas calles
no hemos vuelto a ser entre nosotros

se trata de dejar a un lado los adverbios
y pensar en términos de espacio abierto
tener un sueño sin forma que guíe nuestros días
como un ventrílocuo que solo habla una lengua muerta

a veces un grillo rompe la concentración que nos imponemos
y a alguien se le ocurre la idea que cambiará el curso de un poema
hemos llegado a apreciar la soledad como si la bebiéramos en copas pequeñas
y eso bastara para obviar todas las pérdidas futuras

De Una nueva melancolía (Ediciones en Huida, 2015)




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada